Sácale todo el partido al espacio de las cocinas pequeñas y alargadas

Las cocinas pequeñas y alargadas pueden suponer un gran quebradero de cabeza para quienes deciden cambiar su decoración o distribución. Y es que, a menudo, nos encontramos con pisos generosos que, sin embargo, tienen cocinas pequeñas y alargadas, una faena cuando se tiene familia y las horas dentro de la cocina se multiplican.

¿Qué hacer ante este problema? Te damos la respuesta: armarte de paciencia, intentar ganar el mayor espacio posible de almacenaje y conseguir que, como en el resto de tu hogar, reine la armonía.

Consejos prácticos a la hora de amueblar cocinas pequeñas y alargadas

Si piensas que aprovechar una cocina pequeña y alargada es difícil, significa que no conoces los trucos que emplean los expertos en decoración para ganar espacio sin renunciar a comodidad ni a prestaciones.  Aquí os dejamos algunos de los más comunes:

  1. El diseño, en línea. Olvídate de las islas, ya que, por muy bonitas que sean, no son para cocinas pequeñas y alargadas. Olvídate también de amueblar en forma de “U”. Lo ideal, disponer el mobiliario y los electrodomésticos en forma de “L”.
  2. Un toque de color para contrarrestar el efecto pasillo. En aquellas cocinas pequeñas y alargadas que además no dispongan de ventana, un color vibrante o un bonito mosaico para decorar la pared del fondo e ser una manera de diluir el efecto túnel o efecto pasillo, y conseguir una sensación más acogedora.
  3. Los electrodomésticos, pequeños. Quizá no quieras escatimar en la capacidad de la lavadora (si es que no te queda más remedio que introducirla en la cocina) o del frigorífico, pero un horno de pequeñas dimensiones integrado, una vitrocerámica o placa de inducción de solo dos fuegos o un lavavajillas compacto resultan muy adecuados en cocinas pequeñas y alargadas para no tener que renunciar a ninguno de ellos.
  4. Piensa en vertical. En una cocina pequeña y alargada probablemente tu encimera no va a tener muchos metros cuadrados, por eso es mejor que esté siempre despejada. Contar con mobiliario superior y con una columna que integre el horno, el microondas y un gran compartimento en el que poder guardar la cafetera, la tostadora y todos tus pequeños electrodomésticos evitará que tu encimera esté siempre repleta de cosas, o que te quedes sin espacio de almacenamiento en los módulos inferiores.
  5. Utiliza sistemas de gran almacenaje prácticos, funcionales y optimizados: puertas que se abren con estanterías extraíbles, cajones más profundos y ergonómicos, muebles hechos a medida que llegan al techo… en definitiva, contar con sistemas de almacenamiento diseñados a medida serán tus mejores aliados en cocinas pequeñas y alargadas.
  6. Cuenta con la ayuda de profesionales, ellos sabrán asesorarte sobre cómo exprimir al máximo el espacio en cocinas pequeñas y alargadas sin que resulte recargadas.

En Más Cocina nos encantan los retos, por eso podemos ayudarte a sacarle el partido a tu cocina pequeña cocina y alargada¿te ayudamos?