Quienes imaginen una cocina abierta al salón como esa típica cocina americana repleta de inconvenientes, puede que cambien de idea después de leer este artículo. Las nuevas cocinas abiertas al salón son un ejemplo de creatividad, funcionalidad y belleza que resuelven el día a día de muchas familias, parejas y, en general, de quienes buscan amplitud, comodidad y dinamismo a partes iguales.

Las cocinas abiertas al salón son comunes ya en muchas viviendas de obra nueva y, a diferencia de lo que pueda parecer en un primer momento, no son exclusivas de pisos pequeños, todo lo contrario, pues cobran especial relevancia en viviendas unifamiliares y casas en altura donde los metros cuadrados son generosos. Se han puesto tan de moda que, de hecho, se han convertido en tendencia este año. Te contamos el porqué.

 

Abiertas e integradas perfectamente en el hogar

El secreto de que las cocinas abiertas estén cosechando tal éxito es porque quienes las plantean y diseñan apuestan por la máxima integración con el entorno de la vivienda y, en especial, con el salón. Solo siguiendo este criterio se consigue una cocina abierta a la altura de las expectativas del consumidor.


 

Para conseguir esa integración, hay que apostar especialmente por la idoneidad de los revestimientos en paredes y suelos, de tal forma que combinen a la perfección con el ambiente que reina en el resto del salón. Esto no quiere decir que deban ser iguales, a la fuerza, para conseguir una unidad estética, todo lo contrario, a veces, los diseños rompedores que delimitan perfectamente el espacio de la cocina son los más acertados. Para ello, nada mejor que contar con el asesoramiento de un equipo profesional experimentado como Más Cocina.

El uso de cerramientos parciales que sean de cristal, de accesorio que actúen como objetos de transición, por ejemplo, una gran mesa de comedor que comience en el salón y se meta en la cocina; la apuesta por mobiliario cerrado (abierto solo en el caso de que nos comprometamos a mantener un orden exquisito) o mobiliario bajo en exclusiva, el aprovechamiento de las vistas, si estas acompañan, y la integración del acceso a terrazas, porches y patios son otros detalles a tener en cuenta que harán de tu cocina integrada en el salón una opción idónea.

El aprovechamiento de la luz natural, que en este caso proviene de la propia cocina y del salón, o de este último si el espacio de la cocina carece de ventanas, es otro factor decisivo para conseguir esa deseada integración y sensación de amplitud que tanto se valora en este tipo de diseños.

 

Electrodomésticos que ponen las cosas más fácil

Otro motivo importante por el que las cocinas abiertas al salón toman relevancia es por la innovación en los pequeños y grandes electrodomésticos: más silenciosos, bonitos y con mejores prestaciones que hace una décadaUn ejemplo muy claro lo encontramos en las campanas decorativas de pared o empotradas en el techo, muy silenciosas y con una capacidad de absorción sin precedentes, o en los frigoríficos con acabado cristal en negro o blanco brillo, sumamente elegantes.

Electrodomésticos como estos conceden a la cocina un plus en belleza y diseño que se transmite al resto de la estancia, un regalo a la vista.

 

En Más Cocina cada vez nos gusta más ese modelo de vivienda, tan asentado en EEUU y algunos países latinoamericanos, donde cocina, comedor y salón se dan la mano en grandes espacios multifuncionales, espacio idóneos para recibir a los invitados y disfrutar de una comida o cena distendida. Ven a visitarnos a nuestras tiendas y te ayudaremos a convertir tu cocina en un gran espacio para ti y para los tuyos.