Hay personas a las que la casa se les cae encima, que salen siempre que pueden, y hay otras a las que les encanta recibir a amigos y familiares para agasajarles con una comida o cena entrañable. Para estas últimas están pensadas las cocinas abiertas, espacios idóneos para reuniones en torno a la mesa.

Para comer en la barra de manera informal

Los diseños más vanguardistas, que preservan la comodidad del “chef de la casa”, apuestan por cocinas abiertas hacia el exterior con grandes islas o penínsulas donde, además de la zona de cocción, se coloca una encimera a doble nivel con el objetivo de disponer allí a los comensales.

Esta encimera puede ser en línea o en forma de U, dependiendo de a cuantas personas se quiera dar cabida.

Sin duda, se trata de una fórmula idónea que acerca la conversación a la zona de cocinado, de tal manera que los comensales pueden conversar con los anfitriones de la cita mientras unos saltean y los otros pican algo.

El objetivo: hacer de la cocina un espacio más versátil, flexible y funcional, además de informal, pues las acciones de comer y cocinar se fusionan para que nadie se quede fuera de la diversión.

Alrededor de una gran mesa, como manda la tradición

Si la fórmula anterior no te convence y eres de esas personas que disfrutan con una gran mesa repleta de familiares y amigos a ambos lados, tu opción es, sin duda, una cocina abierta al salón con una gran mesa como protagonista indiscutible de la estancia.

Esta mesa hará las veces de objeto de transición entre los dos ambientes y, puesto que ocupa ambos, podrá disponer de muchos más metros cuadrados para albergar a un mayor número de invitados.

Para quienes habitáis una vivienda unifamiliar con parcela o para quienes contáis con un piso provisto de gran terraza, una buena alternativa sería intenta ubicar la mesa entre la cocina y ese espacio abierto al exterior, al menos ahora que el sol está de nuestra parte. De esta forma, abrirías aún más tu cocina y no solo estarías comiendo al aire libre, lo cual es una delicia, sino que el aire libre se apoderaría del interior de tu hogar.

Sea cual sea la opción, lo cierto es que cada vez nos gusta más ese modelo de vivienda, tan asentado en EEUU y algunos países latinoamericanos, donde cocina, comedor y salón se dan la mano en grandes espacios multifuncionales, espacio idóneos para recibir a los invitados y disfrutar de una comida o cena distendida.