Cocinas con zona de comedor integrada, la gran apuesta de este año

Inicio/Amueblar cocina/Cocinas con zona de comedor integrada, la gran apuesta de este año

Puede que esta tendencia nos sorprenda, pero lo cierto es que está en alza. Hace tan sólo unas pocas décadas, las familias españolas tuvieron que acostumbrarse a eso de comer en el salón cuando tenían invitados en casa. Es decir, a prescindir del comedor como una estancia independiente para verlo integrado en el salón.

Ahora, una vez más, la tendencia cambia en busca de la comodidad y practicidad. Y dejamos de encontrar comedores que forman parte del salón para verlos integrados en la cocina.

Una gran mesa que se convierte en protagonista

En esta nueva forma de entender el hogar, el salón se considera una zona de esparcimiento y relajación, y todo lo que tenga que ver con sentarse a la mesa para compartir el placer de la degustación, se limita a la cocina.  Claro está, en este tipo de vivienda, la cocina toma protagonismo, también en metros cuadrados, para dar cabida a grandes mesas o, en su defecto, a mesas más modestas con posibilidad de extenderse.

Estos son los diseños más habituales en lo que respecta a distribución:

  • En cocinas totalmente cuadradas, lo más habitual es lo siguiente: el mobiliario ocupa una pared entera y, frente a él, emplazamos una gran mesa rectangular con alta capacidad de comensales.
  • Si la cocina es rectangular, pero lo suficientemente ancha, el mobiliario podrá ubicarse en dos paredes, de forma enfrentada, y dejar la zona de comedor para la parte situada más al fondo, al pie de la ventana.
  • En cocinas estrechas, lo más normal es colocar el mobiliario a un lado y, seguida, la zona de comedor. En este caso, habrá que apostar por una mesa estrecha y alargada.

En este sentido, no tienes que preocuparte por la mesa, actualmente, existen en el mercado mil opciones, seguro que alguna encaja a la perfección con tu propuesta de  diseño.

Zonas de transición: el comedor como nexo de unión

Si apostamos por espacios versátiles y abiertos, este tipo de cocinas con comedor integrado ofrecen muchas posibilidades siempre y cuando la cocina y el salón sean contiguos.

En este caso, entendemos que la pared del fondo está ocupada por el mobiliario de cocina, frente al mismo, tenemos nuestra mesa de comedor, y en una pared lateral disponemos de ventanas, así que, en la pared que da al salón podemos hacer varias cosas, varias opciones para sacar el máximo partido a la estancia: 

  • Colocamos dos amplias puertas correderas que dan al salón y que nos permiten conectar los espacios o aislarlos.
  • Tiramos el muro y colocamos una bonita mampara con perfiles a juego, en blanco o negro mate, y una puerta igualmente de cristal.
  •  No ponemos nada. La mesa será el elemento de transición entre los dos ambientes. Podemos acompañarla con una bonita alacena sobre la pared donde no tenemos ventanas.

La vivienda de hoy en día se entiende como un espacio funcional, bello y práctico, déjate asesorar por quienes más saben en decoración de interiores y consigue un hogar a tu medida.