Hoy en día es habitual encontrar viviendas donde la cocina, además de ocupar un reducido espacio de la casa, carece de ventanas. Las razones son varias: bien porque la cocina haya sido planteada como una cocina americana, semiabierta al salón, porque esté totalmente integrada en este o porque, por distribución de la vivienda, haya sido imposible incorporarla (por ejemplo, si la cocina da a un pasillo o zona comunitaria cerrada).

En cualquiera de los casos anteriores, además de contrarrestar la carencia de luz natural directa, debemos hacer un esfuerzo especial por mantener la casa libre de olores.

Tres sencillos consejos para que una cocina sin ventana no sea un problema

Pero, ¿cómo conseguirlo? Resolver la falta de luz natural de entrada directa por la cocina es sencillo, basta con plantear el mobiliario y su distribución de tal forma que aprovechemos la luz que entra por el salón o comedor y prescindir de tabiques o puertas opacas para delimitar ambos espacios. Pero ¿qué hacer con los olores? Os dejamos varias propuestas:

  1. Campana súper extractora, tu gran aliada. De techo, de encimera telescópica, decorativa de isla o de pared, lo importante es que tu campana te brinde potencia, silencio y un plus de belleza y sofisticación, pues lo más seguro es que se vea desde el salón, por lo que te conviene optar por un diseño elegante. Un nivel de extracción que alcance los 980m³/h te asegurará una eficiente extracción de humos y la eliminación de olores en la cocina y estancias aledañas. Si el funcionamiento es muy silencioso, de por ejemplo 56 dB(A), estarás adquiriendo la campana perfecta.
  2. Cristal en puertas y cerramientos. Si en tu casa sois muy cocinillas y no basta con una campana extractora de gran calidad para evitar la propagación de olores por la vivienda, acude al cristal como material idóneo para la colocación de cerramientos, cortinas o una puerta abatible de cristal que separe la cocina del resto del salón o comedor. Opta por perfiles en negro mate y juega con el volumen de la cocina para conseguir el efecto perfecto.
  3. La importancia del mueble adecuado para tu cubo de basura hermético. Hoy en día, la mayoría de las cocinas incorporan un cómodo y gran cajón con varios compartimentos en los que depositar los residuos que generamos. En este sentido, es importante apostar por uno que nos brinde la posibilidad de incorporar pequeños cubos de basura herméticos que eviten la salida de olores. Además, será imprescindible que tires la basura de forma diaria, al menos la orgánica y los residuos.

Ahora que ya sabes cómo evitar los malos olores en tu cocina, que no te asuste la idea de no tener ventanas. ¡Ven a Más Cocina y te ayudaremos a planificar tu cocina para sacarle el máximo partido!