Imprescindibles, poderosas, funcionales, visuales y altamente decorativas, las mesas de comedor son un elemento esencial no solo en el día a día de cualquier familia, sino en la decoración de tu salón. Te ayudamos a elegir la más adecuada.

Mesas que quieren pasar desapercibidas

Tienes un salón pequeño pero te gusta recibir visitas los fines de semana a las que agasajas con cenas y comidas. Necesitas una mesa de comedor capaz de adaptarse diariamente a tus necesidades. Opta por un modelo que se pliegue al máximo y que no pese demasiado para que puedas arrinconarlo entre semana y sacarlo al centro del salón sin dificultad antes de que lleguen los invitados. Las mesas con acabados en blanco o madera clara serán tu aliadas si deseas que no resten sensación de amplitud a la estancia.

Mesas rectangulares y extra largas para espacios diáfanos

De una sola pieza de madera natural, de cristal o con perfiles y patas en metal negro mate, no importa que modelo escojas, lo importante es que encaje a la perfección con el estilo escogido para tu salón. Las mesas rectangulares de grandes dimensiones llaman poderosamente la atención y señalan el lugar reservado para los encuentros dentro del hogar. Puedes ubicarla en el extremo del salón dedicado a zona de comedor o emplearla como lugar de transición entre este y la cocina cuando ambas comparten un espacio abierto.

Mesas circulares y ovaladas para salones con personalidad

De estilo industrial, con una singular pata central o de colores, las mesas circulares u ovaladas llaman la atención por su belleza y porque invitan a la conversación codo con codo. Además, las de pata central resultan muy cómodas para los comensales y nos ayudan a olvidarnos de las molestas esquinas. La única pega es que necesitas mucho espacio disponible si deseas una en la que puedan sentarse seis personas sin estar apretados, en este caso precisarás una mesa de 120 cm de diámetro y un buen rincón (mejor si es cuadrado) en el salón donde ubicarla.

Como ves, los metros cuadrados y proporciones de tu salón junto a tus prioridades marcarán la mesa de comedor que necesitas y debes comprar.

Quizás las mesas rectangulares están más vistas pero son más fáciles de encajar y conseguir el equilibrio deseado dada su flexibilidad. Además, podemos arrinconarlas si lo necesitamos sin restar belleza ni utilidad no solo a la pieza, sino al propio salón. Y muchos modelos integran extensores para no renunciar a la posibilidad de albergar más comensales de forma esporádica. En definitiva, son muy aprovechables y tremendamente versátiles.

Sin embargo, las mesas circulares quedan ideales en rincones amplios o secundarios y no nos plantean el espacio que restan las sillas, pues estas pueden introducirse por completo bajo la mesa dejándonos un buen lugar de paso.

Sea cual sea tu decisión en Más Cocina contamos con una amplia colección de hogar llena de opciones que seguro que encajan a la perfección con tus ideas y proyectos.