Cómo integrar una práctica zona de lavandería en tu hogar

Inicio/Amueblar cocina/Cómo integrar una práctica zona de lavandería en tu hogar

Podría parecer un sueño, pero no lo es. Incluir una zona de lavandería en un piso pequeño o de tamaño estándar es posible. Lo es siempre que recurramos, eso sí, a mobiliario a la medida. La mayor ventaja del mobiliario hecho a medida es que es capaz de adaptarse a cualquier lugar, aprovechando incluso esos pequeños recodos que parecen no servir para nada.

Una lavandería a medida en tu cocina

Imaginemos, por un momento, que tu cocina es alargada y acaba en un gran ventanal. Podría parecer imposible incluir una zona de lavandería, a no ser que encargues un mueble a medida.  Este se situaría bajo la ventana, como una prolongación de los muebles bajos de tu cocina, e incluso podrías extender la encimera y lograr así una zona extra para la manipulación de alimentos o para el almacenaje de pequeños electrodomésticos, como una cafetera. 

Debajo de la encimera, dos puertas: una tras la cual puedes esconder el cesto de la ropa sucia o varias baldas con los utensilios que empleas para lavar la ropa; otra que esconde un centro de planchado, es decir, un carrito donde guardar una pequeña tabla de planchar, la propia plancha y la ropa arrugada a la espera de ser alisada.

En la parte superior de dicha oquedad podrías colocar una barra extraíble, donde colgar las camisas que vas planchando.

Lavanderías escondidas en el salón

Si tu cocina comparte espacio con el salón y el comedor, tenemos una propuesta más innovadora aún. Tras las puertas de un armario de obra (empotrado o no) en el comedor, puedes colocar la lavadora, la tabla de planchado, la secadora, varios estantes y un sinfín de módulos de almacenaje. Todo de forma compacta, aprovechando al máximo hasta el último centímetro. Cuando las puertas estén cerradas, nadie sabrá que se esconden al otro lado.

Existen muchas opciones al respecto. Otra muy socorrida es incluir en el diseño interior de tu armario empotrado, el que está en tu dormitorio o vestidor, una tabla de planchar abatible. Es una fórmula idónea para planchados de última hora antes de ir a trabajar.

 

Lo importante es que, elijas la solución que elijas, esta sea discreta y esté proyectada por profesionales capaces de mimetizar tu zona de planchado y lavado con el resto de tu mobiliario.