Lamentablemente, no siempre es posible aprovechar la luz natural para iluminar una cocina correctamente, bien porque esta carezca de ventanas al exterior, porque la orientación de la casa no acompañe o porque las vistas sean a un patio interior sin apenas luz.

Para quienes os encontráis en alguna de estas situaciones, desde Más Cocina os vamos a facilitar varios consejos que os ayudarán a conseguir la iluminación deseada con poco esfuerzo y el mínimo gasto posible. Tomad nota.

    • Luz general: una iluminación general, homogénea y repartida proporcionalmente por toda la estancia, es indispensable en toda cocina. Puedes optar por varios focos empotrados, de gran abertura, correctamente dispuestos; por paneles o plafones que expandan correctamente la luz o por una simple lámpara si no cuentas con muchos metros cuadrados en la cocina.
    • Luz puntual y direccional: Se trata de iluminar las diferentes áreas de trabajo o zonas de la cocina: la barra de desayuno, la zona de cocción, el fregadero, la mesa comedor… En este caso, los focos de menor apertura son ideales y deberán contar con mayor o menor intensidad dependiendo del tipo de tarea que vayamos a ejecutar debajo, es decir, si ha de ser más o menos minuciosa. Esta luz aportará seguridad a tareas como el corte de alimentos y evitará que forcemos la vista constantemente.
    • Luz integrada de acompañamiento o ambiental: Las tiras LED y los pequeños apliques se convierten en el recurso tecnológico perfecto para un tipo de luz que ha de ser funcional y acogedora. Se emplean para iluminar ciertos rincones, a modo decorativo, o para conseguir una iluminación tenue mientras cocinas un guiso de forma apacible.
  • Apuesta por la tecnología LED: Ahorrar energía para contribuir con el medioambiente es importante, también hacerlo para recudir el consumo y, así, tu factura eléctrica. Apuesta por la tecnología LED en toda tu iluminación y consigue un ahorro sorprendente a corto plazo.
  • Elige bien la temperatura del color: Cálida para procurar ambientes envolventes y más fría para aquella iluminación que nos debe aportar seguridad y la máxima visibilidad posible, jugar con la temperatura del color de tus dispositivos de iluminación es hacerlo con el tipo de ambiente que deseas en cada momento para tu cocina.

¿Sabías que puedes iluminar tus cajones?

Exacto. Ahora puedes iluminar el interior de tu cajones para encontrar lo que buscas durante la noche sin tener que dar al interruptor de la luz general. Este tipo de dispositivos, integrados dentro del cajón, son automáticos, es decir, se encienden y apagan cuando abres y cierras, con lo cual, apenas consumen.

¿Estás pensando en renovar tu cocina y no sabes cómo diseñar la iluminación? Ven a Más Cocina y te asesoraremos sobre qué tipo de luz y dispositivos integrar para conseguir la estancia de tus sueños.