Si renovar la nevera de tu cocina entra en la lista de propósitos para el año nuevo, sigue leyendo porque esto te interesa. Y es que no resulta tan fácil cambiar de electrodoméstico. Panelable, integrado, de acero inoxidable, con dos puertas, no-frost, provisto de surtidor de agua, con un amplio congelador… Demasiadas opciones para quienes disponen de muchas ganas pero poco tiempo.

Desde +COCINA vamos a facilitarte un poco la vida. Aquí van algunos consejos sobre cómo elegir la nevera idónea para tu cocina y estilo de vida.

  • La marca:

Realmente sí, es importante. Apostar por una marca de reconocido prestigio aporta ciertas garantías de cara al buen funcionamiento del aparato, su durabilidad, resistencia e incluso servicio técnico. En España es fácil encontrar modelos de marcas nacionales e internacionales muy conocidas y respetadas por la calidad de sus neveras.

  • Los acabados:

Que la nevera encaje con el diseño de tu cocina es importante. También lo es que presente un diseño innovador, independientemente de cual sea tu estilo. Las de acero inoxidable, acabado cristal en negro o las plateadas están de moda, aunque sería conveniente que el resto de aparatos de tu cocina presentasen ese mismo aspecto. De lo contrario, sería mejor optar por un modelo en blanco e incluso panelado (revestido con el mismo acabado que el mobiliario de cocina). Esta última opción aporta elegancia, máxima integración y sensación de continuidad y amplitud. Lo malo (siempre hay un “pero”) es que, si cambias de nevera, tendrás que panelarla de nuevo.

  • El tamaño:

Dicen que las neveras, cuanto más grandes, mejor. Las de tamaño considerable te permiten hacer compras de alimentos para varios días y almacenarlos sin problema y con total seguridad. Un buen ejemplo son las americanas, también denominadas “side by side”, que cuentan con dos puertas, una de ellas normalmente destinada a la zona del congelador. Sin embargo, no siempre es posible incorporar este modelo a una cocina estándar debido al problema del espacio.

  • Las prestaciones:

Hoy en día ya nadie adquiere una nevera estática (aquellas de toda la vida que hacían escarcha en el interior), los modelos no-frost son indiscutibles, pues no precisan mantenimiento y conservan mejor. Otras características que debe reunir tu nueva nevera son: que sea silenciosa (por debajo de los 40 db), que incluya compartimentos diseñados para la conservación de diferentes tipos de alimentos (mejora su distribución y preservación) y, aunque parezca un detalle menor, que la puerta pueda abrirse en dos sentidos…, te ahorrarás quebraderos de cabeza a la hora de integrar la nevera en la cocina.

  • La eficiencia energética:

Apostar por una nevera eficiente te permitirá minimizar tu consumo eléctrico, es decir, ahorrar dinero y reducir tu huella ambiental. La clasificación A+++, que permite el mínimo consumo en kwh, es cada vez más habitual.

Lo importante es que calcules el espacio disponible en tu cocina y optes por un modelo que encaje y ofrezca además las máximas prestaciones.