Frigoríficos panelados o a la vista: ventajas y desventajas de cada opción

Inicio/Amueblar cocina/Frigoríficos panelados o a la vista: ventajas y desventajas de cada opción

Los frigoríficos panelados han vuelto como una opción más en el diseño de cocinas. Desplazados en las últimas décadas por los frigoríficos a la vista, hoy se reinventan para reclamar un espacio dentro de los ambientes más innovadores y modernos. Os desvelamos las ventajas y desventajas de ambas opciones.

Completa integración en el mobiliario de cocina, o no

La principal ventaja de los frigoríficos panelados o panelables es que se camuflan por completo con el mobiliario de la cocina. Es decir, pasan totalmente desapercibidos al presentar el mismo acabado que el resto de módulos de la cocina (cajones, puertas, etc.). Esta peculiaridad es muy útil cuando queremos ambientes homogéneos, de estética uniforme y sencilla. En otras palabras, que nada rompa la sensación de continuidad y analogía obtenida con los muebles de la cocina.

También es una ventaja especialmente importante en espacios pequeños, cocinas reducidas que necesitan de esa sensación de unidad para dar mayor amplitud a la estancia, o en aquellas otras donde el mobiliario ocupa una pared entera sin que apenas se note gracias a los tiradores integrados o a una gama idéntica a la de suelos y paredes. En este sentido, los frigoríficos a la vista suponen un punto de inflexión, pues representan un potente atractivo visual, sobre todo si optamos por modelos de acabado efecto cristal o colores llamativos. En definitiva, funciona como un elemento disruptivo, que marca la diferencia respecto al resto del mobiliario

Frigoríficos que pueden adaptarse a otros diseños

Si hablamos de inconvenientes, la gran pega de los frigoríficos panelados es que no pueden integrarse en otras cocinas, en otros diseños. En tal caso, habría que panear el frigorífico de nuevo si se puede, y esto supone un sobrecoste. Los frigoríficos a la vista pueden colocarse en cualquier cocina, siempre que las medidas lo permitan. Si el acabado es negro, blanco o en efecto acero, resultan fáciles de combinar sin importar el tipo de ambiente.

Antiguamente, otra de las grandes desventajas de los  frigoríficos integrados es que presentaban dimensiones más reducidas. Sin embargo, hoy en día pueden panelarse incluso frigoríficos de dos puertas y alta capacidad.

 

Ahora que ya sabes las principales características de ambos modelos, solo tienes que decidirte. Si no sabes qué opción es la más adecuada para tu cocina, cuenta con el asesoramiento de un equipo experto en decoración de interiores.