Los dormitorios de matrimonio han evolucionado enormemente y lo han hecho hacia diseños más prácticos.

Esto no quiere decir que debas renunciar al clasicismo o a la belleza ornamental si es que este es tu estilo, pero sí es cierto que los nuevos dormitorios de matrimonio han abandonado esa idea de estancias excesivamente decorativas y delicadas en detrimento del confort, por el mero hecho de ser la habitación matrimonial.

Mesillas y cabeceros donde guardar todo lo que necesitamos

El último best seller literario, el e-book, la tableta, el móvil, el reloj, la botella de agua o la lamparita de noche… las nuevas mesillas han de ser lo suficientemente espaciosas como para albergar todos estos accesorios. No hace falta volver a las antiguas mesillas repletas de cajones, pero sí a un modelo con amplia superficie y otra balda extra en la que dejar todos estos artilugios cómodamente.

Los diseños abiertos y con patas resultan livianos y muy cómodos. Pero si las medidas de la habitación no nos dejan incorporar mesillas o estas dificultan el paso, los cabeceros anchos o con almacenaje oculto nos ayudarán a suplirlas. En este caso, apuesta por iluminación directa a través de lámparas suspendidas del techo o sujetas a la pared.

Camas preparadas para guardar todo lo que necesites

Con cajones o canapé, las camas con poder de almacenaje se han convertido en un imprescindible de las viviendas en alturas donde los metros cuadrados no superan la centena y donde a veces no contamos con armarios empotrados.

Sábanas, toallas, almohadas…, podrás guardar perfectamente toda la ropa de cama y baño que necesites.

Vuelven los tocadores

Para ellas y para ellos. Los tocadores vuelven con fuerza al rincón de tu dormitorio. Una pequeña mesa, estrecha y rectangular, con un espejo redondo y una butaca son suficientes para responder a tus necesidades de higiene y belleza cada mañana y cada noche. Con un toque que diga mucho de ti, este recurso podrá convertirse en el detalle más personal de la estancia.

Un pequeño rincón que se convierte en el perfecto vestidor

Diseña un vestidor a la medida de ese hueco que queda libre en tu habitación de matrimonio y mantén toda tu ropa y accesorios en orden, estirados y perfectamente clasificados.

En formato abierto o con amplias puertas para que pase desapercibido, opta por el modelo que desees y aprovecha todo el espacio disponible, del suelo al techo y de pared a pared para crear un espacio cómodo y funcional.