Mobiliario alto en la cocina, ¿sí o no?

Inicio/Amueblar cocina/Mobiliario alto en la cocina, ¿sí o no?

Reformar o amueblar una nueva cocina tiene sus retos. Y uno de ellos es el de la composición del mobiliario, su distribución en el espacio de la cocina. Por ejemplo, el mobiliario alto, ¿es siempre necesario o adecuado? La respuesta es no, y te explicamos por qué.

Cuando la cocina es pequeña, mejor no sobrecargar

El mobiliario alto en la cocina es un gran aliado para ganar almacenamiento. Sin embargo, también pueden dar la sensación de que espacio está más «lleno» y restar amplitud visualmente en cocinas pequeñas. Gracias a las nuevas gavetas, a los sistemas de almacenaje de gran capacidad, a los modernos esquineros o a las columnas que integran horno, microondas y cajones… es posible prescindir de módulos suspendidos en la cocina. En vez de estos últimos, podemos optar por finas baldas perfectamente ordenadas, aportando así un aspecto más ligero a la estancia.

¿Eres una persona desordenada por naturaleza y tu cocina es tan tan pequeña que no puedes prescindir de mobiliario alto? Apuesta por muebles superiores con puertas. Pero que estas cuenten con un acabado discreto o que genere sensación de profundidad. El blanco mate (o brillo si no dispones de una correcta iluminación natural), el azul claro efecto cristal o el cristal semitransparente son las mejores opciones.

Cocinas integradas en el salón, apuesta por la continuidad

El mobiliario alto puede romper la sensación de continuidad y homogeneidad que tanto cuesta conseguir en espacios abiertos e integrados. Un tipo de mobiliario exclusivamente bajo ayuda en la búsqueda de la armonía y afianza la sensación de amplitud cuando nos sentamos en el sofá.

Una balda con una planta y algún que otro objeto decorativo es lo máximo que deberías permitirte en una cocina americana, sobre todo si cuentas con mobiliario más encimera a modo de barra o península de cocción, ambos como elementos de separación entre la cocina y el salón. Un aparador o alacena con bonitas vitrinas a medio camino entre la cocina y el salón puede reforzar, en este caso, tu cocina con almacenamiento extra.

Cocinas grandes que no necesitan muebles altos

Aligerar las paredes no es un problema en una cocina grande, normalmente la sensación de amplitud va de la mano de los metros cuadrados, más aún si la luz natural acompaña. Sin embargo, cuando contamos con espacio suficiente, a menudo, no es necesario contar con muebles altos, ahorrándonos así espacios de difícil acceso y que limpiar.

En su lugar, podemos optar por baldas de obra o de madera colocada a escasos centímetros de la encimera o a la altura de la campana, por bonitos frontales con azulejos de diseño artesanal o por barras en las que colgar utensilios que siempre tienen que estar a mano. En este caso, podemos optar por una campana que centre las miradas, en vez de una encastrada u oculta en el techo o en la encimera de la cocina.

 

Confía en nuestros profesionales del diseño y apuesta por un sistema de almacenaje perfecto, contacta con tu tienda más cercana.