A los más pequeños de la casa les encanta investigar, abrir puertas y cajones, probar sabores nuevos y abrir botes inaccesibles, de ahí que la seguridad en la cocina se vuelva un tema primordial para aquellas familias con menores en casa.

Además, cocinar con ellos es una magnífica forma de mantenerlos entretenidos, ayudarles a colaborar en las tareas domésticas y despertar su curiosidad y creatividad. Sin duda, es el momento de diseñar un espacio seguro e higiénico para que disfruten, si no sabes cómo hacerlo, toma nota de estos consejos:

 

Objetos y sustancias peligrosas, fuera de su alcance.

Si tienes los productos de limpieza en la cocina, eleva estos al mobiliario superior, no los dejes en cajones ni en módulos bajos con puertas de fácil apertura. Ni si quiera en lugares que crees que no son capaces de alcanzar, como la encimera, recuerda que siempre pueden subirse a una silla o altillo para coger aquello que les ha llamado la atención.  Haz lo mismo con los utensilios cortantes o de puntas afiladas: cuchillos, mandolinas, ralladores… traslada todos estos objetos a zonas altas donde sea imposible que lleguen.

 

Precauciones a la hora de cocinar.

A tus hijos les encanta verte cocinar, ¡no se lo impidas! Tan solo tienes que adoptar algunas medidas para evitar que pueda quemarse o escaldarse. 

  1. Si está subido o subida a un taburete, sitúa este lejos de la placa de inducción, utiliza una tapa cuando cuezas o frías y mantén los mangos de sartenes y cazos siempre hacia la parte de dentro de la cocina.
  2. Desenchufa todos los pequeños electrodomésticos que estén a su alcance durante esos minutos y bloquea los mandos de la placa de cocción para evitar que pueda tocarlos.

 

Cierres de seguridad para cuando no hay alternativa.

Cuando el diseño de tu cocina no te permita ubicar sustancias ni objetos peligroso en zonas altas, no te quedará más remedio que garantizar la inaccesibilidad de las bajas. Puedes emplear cierres de seguridad, utilizarlos resulta un poco molesto porque tienes que abrirlos y cerrarlos constantemente, pero con niños en casa no podemos permitirnos bajar la guardia. Instala también topes en los cajones y esquineros. Añadir protectores de enchufes es otra medidas imprescindible cuando tenemos bebés en casa que comienzan a gatear e intentan levantarse. 

 

Una distribución a salvo de quemaduras.

La mayoría de los hornos cuentan con sistemas que, como el doble acristalado, evitan que la puerta exterior se sobrecaliente. Sin embargo, resultan peligrosos cuando los abrimos para extraer la comida. Apuesta por un diseño que incluya la ubicación del horno en una columna. Bajo el microondas, por ejemplo, estará lo suficientemente alto como para que un niño no pueda acceder a él de manera directa.

Existen muchas más cosas que puedes hacer para hacer de tu cocina un espacio más seguro. Pide asesoramiento a nuestros profesionales del diseño y vivirás este espacio de tu hogar con mayor calma y tranquilidad.