Sea como sea la cocina de tus sueños: abierta al salón, minimalista, rústica, con una gran isla central o decorada con un mosaico de azulejos excepcional, querrás un espacio, ante todo, funcional. Porque la cocina es una zona de la vivienda dedicada eminentemente al trabajo minucioso y al disfrute, un lugar en el que muchas familias pasan largas horas al día y que, solo por eso, debe ser muy práctica y cómoda. Te contamos cómo conseguirlo.

Adapta el espacio a tus necesidades

Lo primero que has de hacer para conseguir una cocina perfecta y funcional es pensar en qué la vas a emplear.

Por ejemplo, ¿eres un o una pequeña chef o no dedicas mucho tiempo a los fogones?, ¿cocinas solo o en compañía?, ¿quieres habilitar un espacio para comer?, ¿para cuántas personas?, ¿almacenas grandes cantidades de comida?, ¿estás obligado u obligada a introducir un espacio de lavandería? Todos estos son criterios decisivos a la hora de diseñar la cocina que necesitas, aquella capaz de satisfacer todas tus necesidades diarias y las de tu familia.

Confía la distribución y diseño a un equipo profesional

Una vez tengas claras todas tus prioridades, le tocará a un equipo profesional diseñar una cocina que responda a todas ellas en el espacio disponible. Una ardua tarea que es mejor dejar en mano de expertos como nosotros, pues no solo hay que tener en cuenta los metros cuadrados disponibles, sino otros detalles decisivos como la forma de la estancia, la entrada de luz natural, las tomas de agua y corriente, la integración de la cocina en el resto de la vivienda, etcétera. 

En Más Cocina diseñamos cocinas funcionales totalmente adaptadas al espacio disponible y a tus necesidades, cocinas versátiles donde impera el orden, puedes circular sin molestias y en las que, además, no echarás nada en falta.

Apuesta por una encimera amplia y fácil de limpiar

A veces, nos olvidamos de lo más importante, que queremos una cocina para cocinar y eso incluye disponer de zonas adaptadas a ello: para dejar utensilios, para cortar, para triturar, para escurril, para disponer pequeños electrodomésticos… Una encimera amplia te facilitará mucho las cosas.

Si además escoges un material resistente y fácil de limpiar e incorporas iluminación directa en las zonas destinadas al trabajo más preciso, habrá acertado. Al fin y al cabo, se trata de que la cocina te brinde seguridad y te dé el menor trabajo de mantenimiento posible diario.

Déjate asesorar a la hora de conseguir espacio extra de almacenamiento

Los cajones siempre serán más útiles que las puertas o estanterías, pues además de albergar un mayor número de productos, estos están más visibles y a mano. Pero no solo de cajones vive una cocina funcional, ganchos en la pared, columnas de armarios, esquineros extraíbles, zócalos utilizables… Existen un montón de accesorios que permiten mantener el orden y aprovechar al máximo el espacio para garantizar uno de los grandes objetivos de una cocina funcional: que quepa todo y que lo haga de forma organizada y sin agobiar.